¿Posiblemente estabas buscando Movies-Net.com para Netflix USA?

Duro de matar III: La venganza

Die Hard 3
Film, 1995, 128 minutos, 7.056.161 críticas
Duro de matar III: La venganza
El detective neoyorquino John McClane está de regreso para castigar a los criminales en la tercera entrega de la famosa saga de acción.
El film Duro de matar III: La venganza fue publicado en 1995 y dura 128 minutos. Apto para mayores de 16 años Esta film es Violento, Intrigante, Emocionante.

Duro de matar III: La venganza en IMDB

Puntuación: 8 de 10

John McClane and a Harlem store owner are targeted by German terrorist Simon Gruber in New York City, where he plans to rob the Federal Reserve Building.

Actores en Duro de matar III: La venganza

Director

Audio y subtítulos

Audio: español;inglés [Original]
Subtítulos: español

Más como Duro de matar III: La venganza

La puntuación que se muestra al lado del título se basa en la media de puntuaciones de Netflix, Moviemeter e IMDB, y es un número comprendido entre 0 y 5.

¿Nuevos estrenos por email?

Recibe un email semanal con todas las películas y las series nuevas que Netflix ha sacado esa semana.

Haz clic aquí para registrarte gratis.

Nuestro planeta: Tras las cámaras
Un poco de drama es comprensible después de años de ir por el mundo detrás de criaturas de todo tipo para grabarlas. Mira un detrás de cámaras.
Supermonstruos: Vuelta a clases
Los Supermonstruos reciben a Vida en Los Pinos con un recorrido por sus lugares favoritos y, luego, la ayudan a adaptarse a su primer día de escuela.
Apache: La vida de Carlos Tevez
Dramatización cruda de la vida de Carlos Tevez desde su infancia humilde en Fuerte Apache, un barrio marginal de Argentina, hasta sus primeros pasos en Boca.
Diagnóstico: Casos sin resolver
La Dra. Lisa Sanders estudia diagnósticos de enfermedades raras y misteriosas en una docuserie basada en su columna del suplemento dominical del New York Times.
Mejores que nosotros
Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño. Esa es la primera ley de Asimov, y la primera ley que ella quebró.